BLOGS 

Una mirada personal de lo que ocurre en la economia, la tecnologia y en la bolsa...


28 mayo, 2012 | 16h:30min

Los dias que vivimos peligrosamente.

Os resumo uno de los libros que mejor relatán lo que está pasando en España en la actual crisis económica. Lo ha realizado el periodista Mariano Guindal y es una de las cosas más interesantes que he visto...las verdades...como puños.

Mariano Rajoy es el presidente que más poder ha acumulado en democracia  y con menos margen para ejercerlo. Esta aparente paradoja es el resultado de cinco años de crisis económica, que han convertido España en un país tutelado por la Unión Europea. El gobierno popular, electo el 20 de noviembre, está obligado a cumplir las ocho condiciones impuestas por el Banco Central Europeo (BCE) en la carta secreta enviada al anterior gobierno socialista el 5 de agosto de 2011 como condición sine qua non para seguir comprando deuda pública española y evitar el colapso financiero. Por eso, a Rajoy no le quedó más remedio que convertir esa misiva en su «hoja de ruta».

Este es uno de los ejes centrales de Los días que vivimos peligrosamente, de Mariano Guindal, autor de El Declive de los dioses (Planeta, septiembre de 2011, un bestseller con cuatro ediciones publicadas). Se trata del primer relato en vivo y en directo sobre la «doble recesión» que sufre España, escrito por uno de los mejores periodistas económicos del momento. Esta crónica reportajeada descubre la trastienda del The Pain in Spain como resumen los anglosajones el tiempo de dolor que le ha tocado vivir a España. Por primera vez se desvela el contenido íntegro de la carta enviada por el «directorio europeo» y que las autoridades españolas han ocultado celosamente. «El Gobierno no está diciendo lo que realmente ocurre para no alarmar», afirma el autor, que mantiene que «si somos intervenidos, como estuvo a punto de pasar, el hambre volvería a aparecer en España», como ya está sucediendo en Gracia y Portugal. En ese caso nuestra joven democracia estaría en peligro.

Por el contrario, si reducimos drásticamente el déficit y pagamos nuestra abultada deuda, al final de la actual legislatura se podría repetir lo que se dio en llamar al final del siglo XX el «milagro económico español». Los días que vivimos peligrosamente narra, como si de un thriller se tratase, los momentos en que España caminó sobre el filo de la navaja y la prima de riesgo del bono español respecto al alemán se acercó al punto de no retorno de los 500 puntos básicos.

Así va recorriendo las jornadas claves: desde los días en que la CE y el FMI intervinieron Grecia, Irlanda y Portugal hasta la dramática madrugada del 9 al 10 de mayo del 2010, cuando el entonces presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se vio obligado a aprobar el mayor recorte social de la democracia para evitar in extremis un colapso financiero que habría hipotecado el futuro de dos generaciones. «Aquella noche se suicidó políticamente y hundió al PSOE.» Ese acontecimiento estuvo precedido de una «encerrona» en la que participó Mariano Rajoy, que colaboró activamente con la canciller alemana Angela Merkel que hizo de policía mala y con Nicolas Sarkozy, que interpretó el papel de policía bueno. Aquella semana España se convirtió en el centro de las miradas del mundo. Mientras que el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, y el director del FMI, Dominique Strauss-Khan, hicieron de ariete junto con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.  

 El 5 de agosto del 2011 España volvió a situarse al borde del abismo. Zapatero evitó la debacle pactando con el jefe de la oposición Mariano Rajoy una reforma exprés de la Constitución que garantizaría la estabilidad presupuestaria y daría prioridad de cobro a los bonistas que hubieran comprado deuda española. El BCE salvó la situación en el último minuto. El precio fue el adelanto electoral que supuso el triunfo absoluto del PP. Pero no fue suficiente.

El 10 de abril del 2012 España estuvo otra vez a punto de caer. El gobierno conservador lo evitó con un drástico plan de adelgazamiento del sector público, que implicaba grandes sacrificios para la población. Los mercados temían una suspensión de pagos, el temido default. Si eso ocurría, el proyecto europeo saltaría por los aires. El BCE, junto al FMI, volvió a evitarlo, pero... A lo largo del relato, con un ritmo trepidante, y siempre con el rigor que le caracteriza, Guindal explica la intrahistoria de esta debacle económica a partir de sus propias vivencias y de sus contactos, y siempre con el soporte de testimonios directos y a menudo exclusivos de quienes forman parte del poder en España. Las oscuras maniobras del mundo financiero, la cocina del poder europeo en Bruselas, París y Berlín, la actuación de los distintos gobiernos españoles al compás que marcaban la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy, que han ido tomando decisiones que han marcado nuestro presente y futuro.

La aparición en escena de los «indignados», dos huelgas generales, la inacabada tormenta griega, las agencias de rating provocando el pavor de los inversores al sembrar dudas sobre España e Italia, la especulación salvaje y las fluctuaciones de infarto de la prima de riesgo van desfilando por las páginas de un relato que constituye la primera historia ecuménica de la Gran Recesión desde el punto de vista español… Todo eso y más relata Guindal en este libro que no se limita al euro desastre, sino que detalla la crisis mundial de forma impecable pero llana y accesible a todos. El mundo se resquebraja y Guindal nos explica por qué, cómo se ha llegado a esta situación límite, en qué consiste la crisis y qué salidas existen.

EXTRACTOS DE “LOS DÍAS QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE” Solbes ignoró la crisis financiera a pesar de la contundente advertencia que le hicieron por escrito los inspectores del Banco de España  en mayo del 2006. Solbes hizo caso omiso de la carta que los inspectores del Banco de España, siendo gobernador Jaime Caruana, le remitieron el 26 de mayo de 2006, y en la que, entre otras cosas, le decían: «Nos vemos obligados a hacer constar que el nivel de riesgo acumulado en el sistema financiero español como consecuencia de la anómala situación del mercado inmobiliario es muy superior al que se desprende de los discursos del gobernador». Los inspectores advertían al vicepresidente que bancos y cajas tenían que recurrir cada vez más al exterior para dar créditos e incluso a «vías no tradicionales de financiación», como las totalizaciones de las hipotecas, tal como se había hecho en Estados Unidos con las subprime o a la emisión de participaciones preferentes, mucho más arriesgadas que la captación de depósitos.         Los inspectores del Banco de España clamaban en el desierto. Nadie quería oírles decir que se había relajado la concesión de créditos, generalmente otorgados con una enorme alegría, por lo que consideraban previsible «que el nivel de solvencia de las entidades financieras españolas acabe viéndose afectado una vez cambie la coyuntura y se manifieste el riesgo latente en sus carteras». La carta la firmaba el presidente de la Asociación de Inspectores, Juan Manuel Quintero.

8 comentarios - leer artículo

10 mayo, 2012 | 09h:26min

Los bajistas van a destripar el Ibex por las mentiras de sus empresas

No les quepa la menor duda, esto sigue bajando y los sustos aún no han terminado y es que según nos han contado, hay grandes fondos que se han puesto cortos en casi todas las empresas del Ibex, cortos…y además con mucho dinero.

Joder…¿y por qué en el Ibex? Pensarán ustedes, pues muy sencillo, porque estos grandes Fondos tan solo han tenido que “rascar” un poquito en las cuentas de las empresas, ver valoraciones, ver previsiones de crecimiento y han dicho…”Estos Españoles mienten más que hablan”…y mira que algunos hablan…Así es que a por ellos que son empresas que su codicia y sus mentiras les han puesto a tiro de no poder aguantar ni uno solo de los fundamentales en los  que se sostienen.

Tengan en cuenta que el Ibex esta muy bancarizado y entre Banco Santander, BBVA, Popular, Bankia, CaixaBank, Sabadell….es un sector que no se cree nadie sus previsiones y sobre todo lo que tienen en el balance.

Si descontamos a los 3 grandes bancos que tienen capacidad para aguantar la crisis (Santander, BBVA y CaixaBank)…el resto se van a tambalear y aún así los grandes también están sufriendo ya que a pesar de tener ingresos diversificados y provisiones suficientes…nunca se sabe lo que puede salir del armario de un banco en estos momentos…en forma de inmuebles y suelos en el balance.

Otras de las empresas que van a sufrir y mucho son las constructoras y eléctricas que han visto como su elevado endeudamiento es un acicate para ir a por ellas por parte de los Head Funds…ya que como ocurre por ejemplo con ACS o Sacyr ( en el pasado la solera de operaciones corporativas) no pueden asumir la carga de deuda que tienen y buscan desesperadamente refinanciar o vender activos para intentar poder pagar a fin de mes.

0 comentarios - leer artículo

08 marzo, 2011 | 19h:39min

3 formas de arruinar al inversor: Iberdrola Renovables, Nueva Rumasa y Cajas de Ahorro

La verdad es que hay muchas formas de que un inversor activo pierda su dinero en los mercados, muchos riesgos sobre todo si no seguimos la inversión todo lo de cerca que deberíamos, pero una cosa son los mercados y otras los productos que están pensados para pedirle el dinero a los buenos inversores y luego devolverles una “castaña pilonga” cuando se tuerzan las cosas.

5 comentarios - leer artículo

1 - 2 - 3 - siguiente